La intimidad, algo tan necesario pero tan escaso.

Una sociedad estresante, que te consume y te arrolla a no tener apenas espacio para ti. Lo compartimos todo, lo publicamos todo y a veces, y no podéis negarlo, eso roba parte de la intimidad que uno pueda tener.

Se deja al descubierto todo lo que a uno le gusta, los sitios que uno visita o quizá aquello con lo que disfruta. Nos gusta hacer que el mundo sepa con quién estamos, qué hacemos y qué comemos y muchas veces se cruza la pequeña y delgada línea que existe para descubrirnos frente al mundo y encontrarnos al desnudo.

También es cierto que cada uno publica aquello que quiere, aquello que cree necesario contar. No obstante, muchas veces, hay que saber dónde está límite si no quieres sobrepasar esa fina línea. Aunque por otra parte diré que hay que ser consecuente y si quieres que algo no sea contado no lo cuentes, guárdatelo. Hay veces que está bien tener algún que otro secreto.

Besos.

L.

2 comentarios en “Intimidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *