Madrid, capital de España y ciudad que enamora. Puedo decir que una parte de mí está en esta magnífica ciudad. He pasado mucho tiempo por sus calles y sus parques y, la verdad, no me importaría vivir en ella.

Ya os contaré más de mi paso por la capital pero esta vez me centraré en el fin de semana pasado. Fui con mi pareja a ver un espectáculo, concretamente, Viejóvenes (os dejo el enlace aquí por si queréis echarle un vistazo). Se trata de un teatro a base de sketches interpretado por Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes y me sorprendió. Quizá porque no me esperaba lo que me iba a encontrar sobre el escenario pero bueno, no voy a hacer ningún spoiler.

La cita tenía lugar en el Teatro La Latina por lo que primero fuimos a dejar las maletas en el hotel. Nos hospedamos en las Urban Suites Vitium (enlace aquí), las cuales están en la Gran Vía y recomiendo al 100% que si no tenéis ningún sitio fijo en el que quedaros os dejéis caer por allí.

Para cenar escogimos un restaurante que quedaba muy cerquita del Teatro. El imparcial (pinchad aquí). Era la sede de un periódico y la reformaron dejando su esencia y es que el lugar impresiona porque es un sitio acogedor pero a la vez modernista. Y qué decir de la comida. Espectacular. Os dejo algunas imágenes a lo largo del post.

Al día siguiente, a pesar de que no teníamos mucho tiempo porque teníamos que volvernos ya fuimos a la zona de Ferran y Rosales. Como os he comentado antes he ido muchas veces a Madrid pero nunca había tenido la oportunidad de ir a ver el Templo de Debod (aquí). Por último, a la hora de comer fuimos a Entrevinos, un lugar especialista en vinos pero con unas tapas perfectas para ser acompañadas por alguno de ellos (os dejo el link del restaurante).

Una escapada corta pero intensa así que animaos. Para los que sois de fuera ya sabéis donde podéis ir y para los madrileños si no habéis ido nunca acercaos.

Besos.

L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *