Valencia. Qué decir de esta capital de provincia que no se haya dicho ya. Siempre me ha llamado la atención Valencia pero es que en Fallas no deja indiferente. Se convierte en La Ciudad. Vayas por donde vayas en los días de Fallas hay colorido, luz y expectación.

Lo que se conoce como falla consiste en unas esculturas fantásticas y muy coloridas hechas de corcho y cartón, ya que el último día se queman como purificación de la ciudad. Y es que cada año son totalmente diferentes y de temáticas distintas. Suelen tener un mensaje, ya sea de actualidad o moralejas.

La verdad es que son 19 días realmente intensos en los que cada día hay una mascletà de una compañía pirotécnica diferente, ¡y qué decir de los fuegos artificiales! Yo este año solo pude ir un día y fue genial. Fuimos el último día, el día de San José popularmente conocido como “Día del padre”.

Cuando llegamos no nos resultó  difícil encontrar aparcamiento pero si no has ido nunca y no quieres jaleo porque no conoces las calles que están cortadas al tráfico o no sabes manejarte muy bien en la ciudad te aconsejo que cojas el tren que te lleva a la Estación del Norte y estás en pleno centro o un autobús. Una vez llegues hazte a la idea de que vas a caminar (y no poco) porque tendrás que ver las fallas principales, las más espectaculares pero también las menos.  Sin embargo, si llegas pronto siempre puedes desayunar en El Horno de los Borrachos (link aquí), donde hacen unas pizzas y unos dulces buenísimos.

A la hora de comer es un poco locura porque vayas donde vayas suele estar lleno. No obstante, este año pudimos encontrar un sitio dónde comimos genial y además estaba todo exquisito y cuyo precio era más que asequible. Tenían desde un simple café a un frappé y desde un simple bocata a una focaccia exquisita. El sitio se llamaba Savoiardi cakes & coffe (os dejo el link aquí) y se encontraba en pleno centro, a escasos 100 metros de las estación.

Por cierto, no os podéis ir sin los tradicionales buñuelos de calabaza o de viento. Exquisitos. Ni tampoco os podéis perder el manto de la Virgen de los Desamparados, hecho con flores ofrecidas por las falleras y falleros de la ciudad.

No os lo podéis perder, así que para el año que viene (para quien no haya ido todavía) tenéis una cita en Valencia.

Besos.

L.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *